martes, 10 de diciembre de 2013

Sabrina - JOHN WILLIAMS (La Música Intimista de John Williams III)

Dirigida en 1995 por Sydney Pollack, "Sabrina" es un remake de la película del mismo título, de Billy Wilder del año 1954. Aunque las comparaciones son odiosas, esta revisión de una película mítica de una época en la que se hicieron algunas de las más grandes joyas de la historia del cine, es al menos una producción con cierto encanto que está avalada por un gran director y un acertado reparto.
Pollack perfectamente consciente de sus limitaciones consigue reproducir fielmente y con buen gusto el clásico, y aunque este tipo de historias no han funcionado nunca mejor que en aquellos años, al menos se deja ver con agrado y en algunos momentos aparecen ciertos destellos del glamour y el romanticismo del original. 

Sabrina (Julia Ormond) es la hija del chofer de una rica familia que desde niña ha estado enamorada de David (Greg Kinnear) el hijo menor de los señores, que se dedica a la buena vida, mientras Linus (Harrison Ford) el hermano mayor dirige los negocios de la familia. Tras unos años en Paris, Sabrina vuelve a la mansión convertida en una bellísima joven y desde el primer momento encandila a David que está decidido a casarse con ella, en contra de la opinión de la familia. Cuando Linus interviene para disuadir a Sabrina, empezarán a conocerse y ella descubrirá que a quien quiere realmente es a Linus.

De todo el reparto y a pesar de la belleza de Julia Ormond, quizás sea su papel el menos creíble, sobre todo si lo comparamos con la gran Audrey Hepburn que en el original bordaba un papel totalmente a su medida. Y si bien Harrison Ford está correcto en su papel, la gran revelación es Greg Kinnear que transmite el encanto, la seducción y el lado cómico que tiene su personaje.  

En resumen, una revisión de una gran comedia romántica sin muchas ambiciones, adaptada al gusto actual, que no gustará a los puristas pero que queda resultona.

En esta ocasión la partitura de John Williams con nominación al Oscar incluida, se ciñe perfectamente al romanticismo de esta historia y nos deja una de sus bellas melodías que introduce con el piano y que desarrolla orquestalmente de manera magistral. Una banda sonora con el mismo encanto y refinamiento que tiene la película y que en algunos momentos evoca la sofisticación y el espíritu del sonido de la época dorada de Hollywood.


Igualmente sofisticada es "Moonlight" la canción original de la banda sonora, interpretada por Sting, con música de Williams y letra de Alan & Marilyn Bergman, que igualmente tuvo una merecida nominación al Oscar.